Alienados y alineados

Los comunicadores tenemos muchos retos permanentes, hablemos de dos: la autenticidad y la veracidad.

Los que hacemos comunicación navegamos diariamente por un mar de modas, tendencias y estilos. Debemos tratar de absorber lo bueno y descartar lo malo, porque el reto es mantenernos auténticos, originales y únicos… por lo tanto, diferentes.

Lamentablemente, algunos comunicadores pierden su identidad en este laberinto de contenidos y tendencias, a tal punto de expresarse como lo que no son. Este es un típico caso de “alienación”, porque estos locutores imitan no sólo la voz de los colegas extranjeros, sino hasta la forma de conducir y producir programas.

Es muy posible que estos comunicadores hayan ingresado a los medios buscando su identidad y, al no hallarla, prefirieron imitarla, recreándola a partir de un modelo foráneo, cualquiera… no importa, lo que interesa es “parecer, no ser”.

¿Y qué hay sobre la veracidad? Este es otro reto de los comunicadores, mantenerse independientes, descontaminados de ideologías y fieles a la verdad.

Sin embargo, de vez en cuando aparecen comunicadores y comunicadoras que (por una u otra razón) se “alinean” a ciertas ideologías políticas y comienzan a parcializarse… dejando de lado la veracidad.

Si estos comunicadores quieren hacer política, están en su derecho, pero que no lo hagan desde los medios, porque sacrificarán la verdad en aras de un interés particular y desinformarán a la audiencia.

Quizá no sólo se trata de ser simpáticos, populares, imparciales, neutrales u objetivos, la gran meta es no alienarse ni alinearse. ¡Seamos auténticos y veraces!

(*) Director ejecutivo de Xperticia. Empresa de Capacitación y Asesoramiento en Comunicación.

(Sigue a Gabriel Astorga y Xperticia en Facebook)


---------*---------
Scroll to Top