Auditoría revela indicios de responsabilidad

SEGÚN EL INFORME MÉDICO, EL NIÑO SE ENCUENTRA ESTABLE.

El informe preliminar de la auditoría médica a la operación renal del niño paciente oncológico, Sebastián J., a quien el médico B. Moreno le extrajo el riñón equivocado, concluye que existe indicios de responsabilidad por “inobservancia de protocolo de cirugía”, informó ayer el secretario de Salud de la Gobernación, Oscar Urenda.

El informe indica que el niño Sebastián fue transferido del hospital Japonés a los 3 años de edad, con un tumor de Wilms (cáncer en los riñones), en fecha de 16 de julio se interna el paciente y se convoca a un comité de tumores, ingresa a quirófano el 5 de septiembre y es intervenido en horas de la mañana, donde todo el protocolo para la cirugía no era seguro porque faltaban las imágenes del tumor que probablemente se encontraba en manos de los familiares, según el reporte emitido desde la Gobernación de Santa Cruz.

“Hay una responsabilidad del manejo del protocolo de la cirugía, si se hubieran llenado los ítems correspondiente no hubiera lugar para el error, para eso es el formulario y el protocolo de cirugía segura. La auditoría no se basa en nada más que en una situación técnica que está establecida en los procedimiento quirúrgicos”, agregó Urenda.

De acuerdo con la explicación técnica, esta hipótesis será confirmada o descartada mediante la auditoría médica del servicio respectivo. “Si se hubieran llenado todos los ítems correspondientes no hubiera habido lugar a error. Justamente para eso es el formulario, es el protocolo de cirugía segura”, manifestó la autoridad departamental, tras referir que también fueron omitidos ítems del documento de protocolo previo al acto quirúrgico

“En el expediente no existe el acta radiológica de la tomografía axial computarizada (TAC) que se hubiera usado como referencia en el acto quirúrgico, ese material imagenológico es la referencia para operar. En el expediente no se halla el CD y posiblemente la familia tenga las imágenes que debieron ser usadas en el quirófano”, refirió Urenda.

Asimismo, indicó que el menor está evolucionando favorablemente y se encuentra recibiendo tratamiento para el cáncer, y que hay que esperar el tiempo que sea necesario hasta que el niño tenga las condiciones físicas de peso y curado de esta enfermedad para recibir un trasplante de riñón.

AUDIENCIA CAUTELAR

Entretanto, el estado de salud del galeno, B. Moreno, responsable de la cirugía impide que se pueda realizar la audiencia de medidas cautelares, toda vez que se encuentra internado en terapia intensiva, resultado de presión alta por el estrés extremo que le hubiera ocasionado este hecho.

El fiscal José Parra y sus colegas fiscales de Materia emitieron orden de citación para que presten declaraciones el personal hospital que participó de la cirugía.

“Estamos analizando el administrador, los doctores y una serie de cargos que tiene que ver en el proceso probablemente tendrían que declarar”, afirmó.


---------*---------
Scroll to Top