Empresarios piden proteger empleo

CÚPULA EMPRESARIAL CUESTIONÓ EL CONFLICTO SALARIAL ENTRE GOBIERNO Y DIRIGENCIA LABORAL.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, lamentó el conflicto que se generó en la negociación entre el Gobierno y la COB por el aumento salarial y opinó que esta situación se debe a que todo el diálogo se concentra en la pulseta por el porcentaje de incremento, sin considerar la necesidad de proteger el empleo digno que, en su criterio, es un tema integral y sustancial para el país, por sus efectos sociales y económicas.

El martes, la COB rechazó la oferta salarial del Gobierno y convocó a sus bases a un ampliado de emergencia para hoy. El máximo dirigente de la organización laboral, Juan Carlos Huarachi, calificó el planteamiento del Gobierno como, “una burla para los trabajadores”. El Ejecutivo propuso 3.5 por ciento de ajuste al salario básico y cero para el mínimo nacional, según lo señaló el propio Huarachi. El presidente de la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba, Javier Bellot, consideró que la propuesta estuvo más cerca de la realidad economía actual.

COMPETENCIA

Nostas expresó su preocupación porque el diálogo sobre el incremento se esté convirtiendo en una competencia, en el que se produce el resultado de ganadores y perdedores sobre un porcentaje, sin considerar los graves efectos que pueda tener sobre el resto de la población. “No está en juego la posición de los dirigentes o de las autoridades, sino el bienestar de los trabajadores que desarrollan sus actividades en la informalidad, de los desempleados y de los cientos de miles de jóvenes que tratan de obtener un empleo, cuyo futuro depende en gran medida de las decisiones y de las actitudes que tengamos frente a este tema”, afirmó.

Asimismo, Nostas consideró que este resultado es una evidencia más de que “el modelo de la negociación bipartita no puede ya mantenerse vigente”. “En este espacio tan importante debieran estar todos los involucrados y no sólo la dirigencia de uno de los sectores que, además se opone a que participen los otros interesados, lo que genera que el diálogo pierda solidez y legitimidad, porque pueden derivar en salidas que no le hacen bien a nadie”.

ENFRENTAMIENTO

El directivo empresarial señaló que la decisión sobre el incremento debiera ser el resultado de un proceso de reflexión y análisis serio y profundo, pero sobre todo un compromiso del Estado, de los empresarios y de la dirigencia obrera, “para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y permitir que cada vez más los bolivianos puedan tener empleo digno y protegido, y no solamente para que algunos ganen más mientras que otros pierdan todo, al no encontrar un puesto de trabajo”.

En criterio del empresario, el debate por el incremento no puede traducirse en un enfrentamiento entre dirigentes, y mucho menos entre bolivianos, alrededor de una cifra, “que hasta ahora ha reflejado más la capacidad de presión política que el verdadero compromiso de mejorar la vida de todos los trabajadores”.

“La forma en que se abordó este tema hasta ahora ha producido a que los trabajadores vulnerables pierdan cada vez más, mientras que del otro lado tampoco hay ganadores, porque la mayor parte de los incrementos favorece al contrabando y a la informalidad, y porque además no se puede estar satisfecho ni considerarse triunfador, cuando la recompensa obtenida es efímera, porque se construye sobre la base de la desgracia de los que no logran insertarse en el mercado laboral”, indicó.

“Los grandes perdedores podrían ser los millones de bolivianos que trabajan en la informalidad, que no consiguen empleo o los que recién ingresan al mercado laboral, que no tienen quién los represente en estos espacios, pero que, al mismo tiempo, puesto que sufren las consecuencias de decisiones mal tomadas que no consideran los efectos que están generándose en la cadena indisoluble de daños, dentro del complejo laboral”, advirtió.


---------*---------
Scroll to Top