Tweet
Radios OnLine en vivo

06 de junio en el Día del Maestro, hablan sus alumnos

06 de Junio de 2010, 03:44

La Paz - Bolivia.- Carlos Mesa recuerda entre risas cuando sor Fátima, su maestra de primaria, lo hizo llevar los zapatos en sus hombros como castigo. El ex presidente destaca las enseñanzas de la religiosa y como él otras nueve personalidades hablan de los maestros que les ayudaron a crecer.


La Razón conversó con 10 personas que se destacan por su trabajo en diversas áreas, como la ciencia, la historia, la política, el deporte y  la música y les consultó, a propósito del Día del Maestro que se celebra hoy, sobre cuáles fueron los profesores que les dejaron huella.


Una de las coincidencias entre los consultados fue en que se recuerda más a los educadores estrictos que impartieron enseñanzas no sólo de sus clases. Pero también algunos hablaron de aquellos maestros que fueron tiernos y se acercaron a ellos no sólo en un rol de profesores.


Marcelo Ortubé, ex árbitro de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) recuerda que su maestra Graciela Aliaga, Chelita, era “muy cariñosa”, y que gracias a esa ternura pudo aprender, además de otros aspectos, que en la vida se debe respetar a las personas.


“Eso me ha influido mucho, pienso que he conseguido el respeto de los jugadores y las autoridades deportivas y he sabido brindar ese respeto, por eso creo que Chelita ha marcado esa parte de mi vida”.


El guitarrista del grupo Octavia, Si món Luján, recuerda que su maestra Gaby, quien dictaba la materia de Filosofía en el Colegio Barrientos le transmitió pensamientos que se han convertido en principios para él.


En las clases, ella transmitía consejos sobre cómo encarar la vida luego de egresar del colegio. “Recuerdo las conversaciones, hablaba de la cruda realidad, también de cuidarnos, leer mucho, investigar, de que no había que tener familia muy joven y más”, señaló el músico.


La artista visual, Cecilia Lampo, no olvida el primer encuentro que tuvo en tercero de secundaria con su profesor Arturo Orías, quien le enseñó Filosofía, Literatura Castellana y Literatura Alemana en el Colegio Alemán.


“Me ha abierto el mundo, entré a la clase y Arturo nos dijo ‘por favor definan la nada’, al leer nuestras respuestas dijo: ‘si la nada es algo, ya no es nada’, quedé muy impresionada que alguien tenga ese tipo de pensamiento”, recuerda entre risas.


Con él compartía leyendo libros, porque juntos entraban al mundo del autor.  “Hemos tenido una relación muy cercana, mi profesor calculó habrá muerto hace unos seis años aproximadamente, hasta ahora lo extraño”, finaliza.


Otras personalidades como el cineasta Rodrigo Bellot comentó las anécdotas que pasó con su profesora de Lenguaje del Franco Boliviano en Santa Cruz, Carmen Coca. Ella lo invitó a actuar en una obra Médico a palos, de Francois de Molière; sin embargo, debido a su cambio de voz no pudo actuar, pero asumió con alegría su nuevo papel de asistente.


La diseñadora Liliana Castellanos recuerda con especial cariño a su profesora de Matemáticas de primaria Elsy Cabezas, a quien definió  como “estricta con un corazón noble”.  Un día la profesora perdió la paciencia y lanzó una regla que le llegó a su propia sobrina, “al final ella nos dijo, perdónenme pero quiero que aprendan, las quiero a todas como hijas, y quiero su bien”.


Carlos Mesa también habla de su maestro de Matemáticas Alfonso Gonzales, quien “tenía un ojo en la nuca” cuando escribía en el pizarrón. Cuenta que cuando él u otros de sus compañeros conversaban, el maestro se daba la vuelta repentinamente, lanzaba su tiza y siempre “le achuntaba” al rostro de alguien, así sea en el último banco.


Los apodos a los profesores no dejaron de mencionarse. Es así que el empresario Roberto Mustafá nunca sacará de su mente al Negro Ayllón, docente de Educación Física que llevaba ese apodo por ser moreno y que llevó al Colegio La Salle a ser campeón de básquetbol durante años.


Tampoco olvida al hermano y profesor de Inglés José Díez de Medina, cuyo sobrenombre era “El Canario”, por tener el pelo rubio. Ahora el maestro se desempeña como director del colegio.


Algunas de las personalidades indicaron que sus maestros fallecieron y otros desconocen sus rumbos. Liliana Castellanos comenta que cuando viaja a su Tarija natal siempre aprovecha la oportunidad de encontrarse con su profesora Elsy, y compartir con ella,


“Tenemos un  lazo lleno de amor, porque hemos cultivado ese cariño, no la barrera del profesor con la alumna”, dise la diseñadora.

Uno de los más destacados
Jaime Escalante nació en La Paz en diciembre de 1930 y falleció el 30 de marzo de 2010 en California (Estados Unidos). Se lo considera como uno de los más destacados profesores de matemáticas de Bolivia, que logró renombre y distinción a través de su trabajo en la escuela preparatoria Garfield al enseñar Cálculo a una minoría de estudiantes de bajos recursos.  En su honor se rodó la película Con ganas de triunfar. Murió de cáncer de vejiga. .

Celebración en otros países
En el mundo también se recuerda el Día del Maestro, pero en diferentes fechas que en Bolivia . En Ecuador se conmemora el 13 de abril; en Estados Unidos, el martes de la primera semana de mayo; en Colombia y México, el 15 de mayo; en El Salvador, el 22 de junio; en Guatemala, el 25 de junio; en Perú, el 6 de julio; en Argentina, el 11 de septiembre; en Brasil, el 15 de octubre; en Costa Rica, el 22 de noviembre. 

Salarios de los profesores
Según datos del Ministerio de Educación, la remuneración, con el 5% de incremento, para un maestro egresado normalista del área urbana llega a Bs 1.357,41, mientras que para un normalista titulado con categoría de mérito, a Bs 3.454,50. En el área rural la cifra aumenta: un egresado normalista gana Bs 1.890 y un titulado normalista con categoría de mérito 5.570,78 bolivianos. El incremento para todos se aplicará en las papeletas de mayo, según ANF.

Más de 111.000 normalistas
En el país hay 111.678 maestros, según datos del Ministerio de Educación. De esta cantidad, en el área urbana trabajan 62.219 y en el área rural, 49.459 profesores normalistas. Su trabajo es remunerado según las siguientes categorías (tanto en el área rural como urbana): egresado normalista, titulado normalista (2da. categoría) y titulado normalista categoría mérito. También presentan bonos anuales como: prolibro, al cumplimiento y otros.

El porqué se celebra este día


El presidente Ismael Montes  había contratado a pedagogos europeos para mejorar la calidad de la educación durante su Gobierno (1904-1909) y por iniciativa de uno de ellos, George Rouma, el 6 de junio de 1909 se creó la primera Escuela Normal de Maestros en Sucre. Ya en la administración de Bautista Saavedra, en 1924, se emitió un decreto supremo en el que se dispuso que, en homenaje a la creación de la primera normal y al natalicio del creador de varias escuelas, Modesto Omiste, el 6 de junio debía celebrarse en Bolivia el Día del Maestro.


Además se emprendió desde el Ejecutivo una serie de reformas que determinaron una educación patrocinada y dirigida por el Estado. Entre las innovaciones puestas en marcha estuvo la sistematización del currículo, distribuyéndolo en grados y ciclos, la creación de centros de educación superior, para la formación de docentes y de técnicos.


 


Carlos Mesa
Ex presidente

Estudié en el colegio San Calixto y me acuerdo de mi profesora de primero, sor Fátima, quien me enseñó a leer. Era muy buena y, en esos tiempos, dura. Uno no se libraba de los jalones en la patilla cuando no hacía bien la tarea. Recuerdo que en segundo de primaria yo me sacaba los zapatos todo el tiempo en clases y sor Fátima me llamó a la pizarra y yo tuve que salir con un zapato ch´ulla. Me dio una lección y me hizo amarrar los huatos (cordones) de los dos zapatos y me los colocó en el hombro y durante todo el día me expuse así. Eso sería considerado como una humillación pero era el tipo de educación de entonces. Es una anécdota simpática, tengo un bonito recuerdo del colegio, no malo.

Rodrigo Bellot
Cineasta

Recuerdo a la profesora de Lenguaje Carmen Coca, del colegio Franco Boliviano en Santa Cruz. La miraba con mucha admiración y más que una profesora fue una guía. Ella me despertó el amor por la literatura y por los mundos diferentes que se pueden generar a través del arte. Tenía el carácter muy fuerte, llenaba el aula de una energía muy linda, era imposible no fascinarse por su clase, pues cada enseñanza era una aventura, como un viaje en el que terminaba hablando de otras cosas que siempre tenían alguna relevancia con la clase del día. Era mi materia favorita. Ella me ha influido por la literatura y el teatro, no por el cine precisamente. No la he visto hace un par de años,pero me encantaría volver a verla. Me inspiró a seguir explorando el mundo.

Mónica  Moraes
Bióloga

Recuerdo a la profesora Marina Inchausti de Historia y Geografía y a la maestra Elsa Dorado, de Literatura y Lenguaje. Ambas han sido muy determinantes en mi formación. Dorado me ha orientado en la escritura, redacción, expresión y yo le agradezco por esto. Siempre me reconocía, me ponía delante de mis compañeros, me motivaba, exaltaba delante de todos mi rendimiento y eso me dura hasta ahora. Inchausti indagaba sobre nuestro país, sus raíces y otras cosas más y también agradezco por ello. Ella era más moderada y más distante. En todo caso creo que ninguna me ha influido en mi determinación de dedicarme a las ciencias, porque lo tenía muy decidido. Ahora ya no las veo, sé que Inchausti falleció

Roberto Mustafá
Empresario

Estudié en el colegio La Salle y me acuerdo de tres maestros importantes: Enrique Carazas, profesor de Geografía; del inolvidable Negro Ayllón (Roberto Ayllón), de Dibujo y básquetbol; y el de Química, Antonio Lasuen. Gracias al profesor Carazas no me olvido de la primera ni segunda capital de todas las provincias del departamento de La Paz. Él entraba al curso y nos hacía poner a todos alrededor de la clase y con las manos extendidas nos decía ‘¿Quieren galleta papitos?’ y empezaba a pegar a todas las manos, tenía una disciplina plena. Creo que gracias al profesor Lasuen soy ingeniero, él hizo que me guste la química. A Ayllón le decían “Negro” por ser moreno y gracias a él el colegio fue campeón de básquet por mucho tiempo.

Marcelo Ortubé
Ex árbitro FIFA

Desde kínder hasta bachiller he estudiado en el Instituto Americano. Hubo muchos maestros, pero mi profesora de básico Graciela Aliaga me ha dejado muchos recuerdos. Le decíamos Chelita de cariño y ella también nos pedía que la llamásemos así. Era una persona tan tierna y cariñosa que a todos los alumnos nos protegía. Me ha enseñado a respetar a las personas, pues recuerdo que en segundo básico, en un aniversario del colegio, estábamos en la cancha y los mayores empezaron a quitarles el lugar que les correspondía a los chicos y nos cargaban (molestaban). Chelita salió a la defensa y nos dijo que así como respetamos a los mayores, ellos también debían respetarnos. Debíamos respetarnos.

Fernando Cajías
Historiador

Estudié primaria y secundaria en el Colegio Alemán Mariscal Braun. De mi época de primaria queda en mi memoria el profesor alemán que apellidaba Rade, quien era muy alegre y logró unificar al curso. En secundaria, tuve la suerte de tener al profesor Rubén Carrasco, de Filosofía, que al igual que la profesora Luz Morató, de Literatura, me enseñó a reflexionar y argumentar. Ella estaba muy preparada. Recuerdo también el profesor Jaime Tórrez de Educación Física. La primera vez que corrí en atletismo en quinto de secundaria me dijo que tenía que guardar energía al inicio y luego correr más veloz. No le hice caso, corrí veloz al principio y no llegué a la meta, me regañó, pero me tuvo paciencia.

Liliana Castellanos
Diseñadora

La secundaria la estudié en el liceo Tarija y la primaria en el colegio María Laura, ambos establecimientos de Tarija. Tengo especial recuerdo de mi maestra de Matemáticas en primaria, Elsy Cabezas, una mujer excepcional, porque dedicó su vida a la enseñanza y todo el colegio la ha respetado y querido, porque ella supo hacer de la materia algo agradable, tenía una vocación que pocas veces he visto. Ella pedía que nos reuniéramos en grupo y pudiéramos hablar de la Matemática, que hiciéramos de ésta una linda tertulia y que no nos memorizáramos las cosas. Cuando voy a Tarija y la encuentro siempre la abrazo, porque hemos cultivado eso, un cariño, no esa barrera del profesor con la alumna, sino el cariño, el acercamiento con el corazón.

Carlos Romero
Ministro

Estudié en el Colegio La Salle y recuerdo a un maestro, hermano de la congregación, que se llamaba Carlos Bustillo, Fue profesor de varias materias, de Religión, Sicología y Filosofía y a mí me gustaban las tres. Lo recuerdo no sólo por su capacidad didáctica sino por su amistad y solidaridad. Pasé secundaria con él y su forma didáctica de enseñar era buena, era  muy reflexivo, muy asociado a los valores individuales y colectivos. Recuerdo que bailaba con nosotros en el festival del colegio, lo hizo una vez de pepino, bromeábamos y jugábamos. Alguna vez fuimos a hacer un trabajo de solidaridad con niños huérfanos y estuvimos en el estadio viendo fútbol, compartiendo  vivencias y emociones.

Cecilia Lampo
Artista visual

Estudié en el Colegio Alemán hasta quinto de secundaria. Para mí fue  importante y definitivo en mi vida el profesor Arturo Orías, él daba Filosofía, Literatura Castellana y Literatura Alemana. Me ha enseñado a leer comprensivamente y al momento de leer he podido entender el mundo del libro y la diferencia entre la lengua alemana y la lengua castellana. Aparte eso me dio una eterna confianza en mí misma y puedo leer (desde) una película, un paisaje urbano, (hasta) un libro, porque para leer la hoja de un libro él hacía referencia a cinco diccionarios especializados en Literatura, en Sociología, en Historia y además hacía referencia a muchas cosas del mundo que analizábamos. Por malcriada me botaron del colegio y terminé en otro donde la diferencia era muy grande.

Simón Luján
Octavia

Estudié en Oruro, pero el último año lo hice en La Paz, en el Colegio Barrientos, y recuerdo a la profesora Gabriela Orozco. Tenía conversaciones muy interesantes en las clases, un punto de vista por encima de cualquier maestro. Era puntual y estricta, pero no malhumorada, muy jovial, realmente buena onda con actitud muy solidaria. Se preocupaba por sus alumnos, le gustaba conversar con nosotros, sus clases no eran sólo leer libros, ya que daba ejemplos. Decía tal filósofo griego o alemán pensaba algo y ella lo relacionaba con la realidad. Ella no influyó en mi carrera, pero sí en algunos  principios, como no basarse en lo que dicen sino en lo que es y en emitir opiniones con criterio.
La Razón

Publicidad

Utiliza nuestro buscador

¿ No encontraste lo que buscabas ?

Entonces utiliza nuestro buscador...
Google

Ultimas noticias

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...