Tweet

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Paz cuenta con 33 centros que atienden a las personas con capacidades diferentes

28 de Agosto de 2010, 07:48

Hogares: Los proyectos de Cayutaca y Yanacachi albergan a discapacitados adultos sin familia. Ahí realizan trabajos de agropecuaria.

La Paz - Bolivia.- No existe motivo alguno para que los niños o los adultos con capacidades diferentes se queden en el aislamiento o escondidos debido a la posible vergüenza de los familiares. En el departamento de La Paz hay 33 centros de formación y rehabilitación que los atienden, además de dos albergues permanentes y uno transitorio, según el Servicio de Gestión Social (Sedeges).

Patricia Ramos, jefa de la Unidad de Atención a las Personas Discapacitadas (Udapedis) del Sedeges, asegura que para un padre no es fácil aceptar que su hijo nació con discapacidad, “por eso muchos ocultan a sus hijos dentro de sus casas. Sin embargo, deben entender que hay centros que los rehabilitan y los insertan a la población destacando sus capacidades”.

Por ello, dice, hay centros que tienen prioridad en su atención a una población específica. Es el caso de los 21 que atienden la discapacidad mental o alteraciones del desarrollo neuroevolutivo; ocho para discapacidad sensorial-auditiva y cuatro para discapacidad física.

Pero además de ellos, en el departamento hay cuatro hogares transitorios, donde se trata, rehabilita y reinserta a las personas con capacidad diferente. También en siete de los nueve macrodistritos hay colegios que tienen escuelas que participan en proyectos de integración para niños con discapacidades.

De todos ellos, cinco son de administración pública, el Instituto Departamental de Adaptación Infantil (IDAI, para discapacidad mental), el Instituto de Rehabilitación Infantil (IRI, para discapacidad física), Erick Bulter (para discapacidad auditiva). Éstos están ubicados en La Paz. A ellos se suman los albergues de Yanacachi y Cayutaca, en las poblaciones homónimas.

Los otros centros son de convenio, porque el Gobierno les otorga ítems para los educadores o médicos y los particulares son evaluados constantemente por el Sedeges. Uno de los centros de referencia que están en La Paz es el Kantuta, que atiende con prioridad a los niños con síndrome de Down y hay otros que atienden a personas con discapacidad múltiple.

“El departamento de acreditación del Sedeges evalúa al centro de acuerdo con el proyecto y ello permite crear aranceles. Generalmente es un cobro mínimo que va desde 10 bolivianos a 70 bolivianos cada mes”.

La mayoría de los centros recibe a niños de dos a 16 años, a los que brindan una intervención completa, psicológica, social médica, para su plena independencia.

Los centros Cayutaca y Yanacachi son albergues para personas con capacidades diferentes que no tienen familia. “Ahí se realizan proyectos de agropecuaria, cría de animales, para que se sientan productivos”. Ramos aclara que la lista puede estar desactualizada, porque fue elaborada hace cuatro años. “Ahora el Sedeges está tratando de hacer un nuevo censo”.

Los centros también tienen ayuda psicológica para los padres de los menores y si se puede, para toda la familia, “porque a muchos les cuesta aceptar la realidad”. Además menciona que su unidad se encarga de prevenir que las familias tengan hijos con estas enfermedades, “porque en algunos casos sí se puede hacer con un buen control prenatal”.

Policía gasificó a niños con discapacidad

Una manifestación realizada ayer en puertas de la Gobernación paceña, por familias alteñas entre las que había niños con discapacidades, fue dispersada por la Policía con el uso de gases lacrimógenos. Los padres llegaron a este lugar a reclamar ítems que supuestamente les habrían sido retirados.

Estos niños asisten al Centro de Rehabilitación y Educación Especial (Cerefe), de El Alto, que brinda atención integral a personas con cualquier tipo de discapacidad, a cambio de un cobro mensual.

Según algunos padres, la Gobernación retiró los tres ítems que pagaba, el de portero, el de un psicólogo y el de un fisioterapeuta, hecho que perjudicaría la formación y recuperación de estos menores.

“Sólo contamos con esos tres ítems porque los demás son contratos y la población con discapacidad requiere de más profesionales. La Gobernación nos quitó los tres ítems aduciendo que no quieren renovar un convenio entre la Gobernación y el Cerefe”, dijo a ANF Wendy Cuba, fisioterapeuta.

La directora del Cerefe, Leticia Orozco, le recordó al Gobernador Cocarico que la Ley 1678, de Personas con Discapacidad, obliga a las autoridades a atender las demandas de ese sector. “Tenemos 280 niños y jóvenes con diferentes discapacidades”.

Un funcionario de la Gobernación señaló que actualmente no existe un convenio con esta institución, aparentemente una organización no gubernamental.

Virgen Niña ofrece atención integral

El Centro Virgen Niña, que forma parte de las Escuelas Populares Don Bosco, ubicado en El Alto, es una institución de formación y rehabilitación para niños sin problemas de aprendizaje y para pequeños con discapacidades físicas y mentales.

El centro tiene cuatro infraestructuras para el esparcimiento de los pequeños, que están divididas sistemáticamente. Es decir que los niños con discapacidad física tienen un aula especial, donde actualmente hay ocho menores. También los pequeños cuentan con una sala de hidroterapia, para que se relajen, y una sala de rehabilitación, donde son sometidos a terapias alternativas, como el yoga.

Los niños con discapacidad mental también tienen un aula especial. Ahí las educadoras trabajan todos los días para su rehabilitación con determinado sistema de formación. En el grupo hay 10 menores, entre varones y mujeres.

Este centro también trabaja con niños del programa Manitos, donde infantes entre seis meses y seis años tienen estimulación temprana. Dentro de este grupo hay pequeños con síndrome de Down, y tienen un huésped especial con síndrome de Seckel: Israel, quien tiene seis años y sólo mide 41 centímetros. Estos chicos son insertados a cursos de educación con menores sin discapacidades. Los padres aportan 70 bolivianos al mes, porque los pequeños tiene cursos de computación, atención médica y alimentación.
La Prensa

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...