Tweet

Eduardo Rodríguez Veltzé: “misiles chinos” y elección del presidente Morales

13 de Febrero de 2011, 06:30

La Paz - Bolivia.- Un conjunto de circunstancias muy particulares llevó de manera inesperada a Eduardo Rodríguez a la primera magistratura del país. Nunca antes el mecanismo de la sucesión constitucional había llegado hasta el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, afirma el libro “Historia de Bolivia” de Carlos Mesa.


En esta oportunidad, la inviabilidad de los presidentes del Congreso Hormando Vaca Díez del MIR y Mario Cossío del MNR (primero y segundo en la sucesión), representantes de los partidos aliados más importantes en el segundo Gobierno de Sánchez de Lozada, generaron una reacción popular contraria a la posibilidad del ascenso de cualquiera de los dos al mando de la Nación tras la renuncia de Mesa.


El propio Presidente saliente había pedido que se entregue el mando al Presidente de la Corte. De ese modo, Eduardo Rodríguez, juró al cargo el 9 de junio de 2005 en la capital de la República.


Como por arte de magia, las manifestaciones que pedían de modo intransigente y violento la nacionalización inmediata de los hidrocarburos, se olvidaron totalmente de la demanda. En menos de dos días, la normalidad volvió al país.


Por mandato constitucional, en un caso como este, el Jefe de Estado estaba obligado a convocar a una nueva elección presidencial, cosa que hizo ampliando los comicios para la renovación del Poder Legislativo. El acuerdo político entre Parlamento y el Poder Ejecutivo hizo posible este proceso sin mayores dificultades.


POCA EXPERIENCIA


Dado el breve término de su mandato, Rodríguez que no tenía experiencia ni militancia política, se rodeó de un gabinete de independientes, cuya tarea no fue otra que continuar los programas de Gobierno que habían diseñado y se venían ejecutando en la gestión anterior. En lo político, el Primer Mandatario perfiló una relación fluida con el Congreso y se avino a la influencia de éste en el Ejecutivo.


DISTRIBUCIÓN DE DIPUTADOS


La tarea más importante del Ejecutivo fue posibilitar los acuerdos políticos que viabilizarían el proceso electoral. Eso demandaba la redistribución de diputados de acuerdo al censo 2001, tema muy sensible para los departamentos de menor población. Tras arduas discusiones se llegó a un consenso, La Paz pasó de 31 a 29 diputados, Santa Cruz de 22 a 25, Cochabamba de 18 a 19, Potosí de 15 a 14, Chuquisaca mantuvo 11, Oruro pasó de 10 a 9, Tarija mantuvo 9 y lo mismo Pando con 5.


MODIFICACIÓN A LA CONSTITUCIÓN


Para dar curso a los procesos electorales venideros, se modificó la Constitución, basándose en la Ley de Necesidad de Reforma Constitucional, estableciendo que en caso de ocupar la presidencia por el mecanismo de sucesión constitucional el Presidente de la Corte Suprema convocará a elecciones generales y que los prefectos serán elegidos por voto directo.


MISILES CHINOS


En un afán de demostrar buena voluntad con el legislativo, el Primer Mandatario aceptó al Senado desplazar al comandante del Ejército, César López, rompiendo la institucionalidad y le negó a esa fuerza, como correspondía, el Comando en Jefe de las FFAA.


Por presión del gobierno de EEUU que consideraba que la treintena de misiles de fabricación china que poseían las FFAA desde los años 90, podía ser sustraída y usada en acciones terroristas, se aceptó entregarlos a la embajada de ese país en Bolivia para su desmantelamiento con el argumento de que estaban obsoletos.


Rodríguez afirmó que nunca autorizó la entrega del material a los Estados Unidos. Los misiles fueron sacados del país por un avión norteamericano. La noticia se filtró y generó una presión de medios y opinión pública que obligó a la devolución de los misiles ya desactivados.


ELECCIONES 2005


El proceso electoral de diciembre 2005 fue distinto a los anteriores. Los viejos partidos llegaban deslegitimados, ya habían sido derrotados en las municipales de 2004. La candidatura de Evo Morales del Movimiento Al Socialismo (MAS) representaba la insurgencia indígena, la recomposición de izquierda y la acumulación del sindicalismo cocalero y gremial.


Jorge Quiroga que se alejó de ADN, formó una fuerza política nueva, Poder Democrático y Social (Podemos), aglutinando a restos de partidos tradicionales y una derecha empresarial con renovación generacional que no pudo recuperar imagen que tenía el ex Presidente cuando llegó al Gobierno en 2001.


La tercera fuerza representada por Samuel Doria Medina de Unidad Nacional (UN), no pudo copar centro al escoger a su candidato vicepresidencial Carlos Dabdoub, líder de la “nación camba” grupo radical contrario al occidente del país. Morales Logró un triunfo aplastante.


Por primera vez, desde 1966 cuando la fórmula René Barrientos y Luis Adolfo Siles ganaron las elecciones con el 61%, un candidato ganaba con más del 50% más uno de los sufragios. El MAS logró más de un millón y medio de votos, el 53,7% del total. Quiroga obtuvo el 28%. Doria Medina el 7,8%. Michiaki Nagatani del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) el 6,5% y Felipe Quispe del Movimiento Indígena Pachacuti (MIP) el 2,2%. Fue la primera vez en la historia que un representante del mundo indígena llegaba al mando del país.


Las primeras elecciones para prefectos fueron un éxito, el MAS ganó tres prefecturas: Daniel Sánchez en Chuquisaca, Alberto Aguilar en Oruro y Mario Virreira en Potosí. Podemos ganó tres: José Luis Paredes en La Paz, Ernesto Suárez en Beni y Leopoldo Fernández en Pando. Agrupaciones ciudadanas diversas ganaron las tres restantes. Rubén Costas en Santa Cruz que logró el triunfo por mayor porcentaje en el país con el 47, 88% de votos, Manfred Reyes Villa en Cochabamba y Mario Cossío en Tarija.
El Diario

Publicidad

Utiliza nuestro buscador

¿ No encontraste lo que buscabas ?

Entonces utiliza nuestro buscador...
Google

Ultimas noticias

Radio en VIVO

CHAT - Uniendo a más bolivianos en todo el planeta

Radio FmBolivia en Twtter

Radio FmBolivia en Facebook

Menu

Google+

Publicidad

La hora en Bolivia

Revisa tu Horóscopo...