Pobreza social influye en trabajo infantil en Bolivia

En Bolivia, cientos de miles de niños están ocupados en la producción familiar. Ayer, martes, se celebró el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, consagrado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2002.

Varios estudios y documentos consultados concluyeron que las cifras en el país están dispersas, no existen datos confiables y actualizados, sino estimaciones sobre la base del Censo de Población y Vivienda de 2012 y la Encuesta de Hogares del año 2014.

De acuerdo con el estudio, “Trabajo infantil en Bolivia”, del Centro para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), el año 2014 había aproximadamente 491 mil niñas, niños y adolescentes trabajando, de los cuales más de 181 mil se encontraban en el área urbana y 310 mil en el rural.

Se estima que 23 menores de cada 100 trabajan en diversas actividades, muchos como aporte familiar, otros sin remuneración y la minoría en relaciones de dependencia. Otras fuentes difieren de los datos señalados.

Una reciente medición del Instituto Nacional de Estadísticas (2017), sobre la base de los datos del Censo de Población y Vivienda de 2012, estableció que existen 101.000 niños que fueron insertados en actividades económicas en el país y que trabajan en condiciones, en muchos casos, infrahumanas.

SITUACIÓN

El investigador del Centro de Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Bruno Rojas, explicó que los niños trabajan en relaciones de dependencia o cuenta propia. Lamentó que en Bolivia no existan estadísticas sobre la situación real. Dijo que de acuerdo con datos de 2008, entonces trabajaban 491.000 niños menores de 13 años, quienes participaban en diversas actividades económicas.

Sostuvo que de ese universo, 19% correspondía a cuentapropistas y 4%, equivalente a 25.000 niños, a trabajo asalariado o en relación de dependencia. Entre las causas de tal situación, Rojas atribuyó al imitado desarrollo económico del país, pero en lo familiar a la pobreza de ésta. “Bolivia es un país atrasado, lo que hace que los niños se incorporen a la fuerza de trabajo”, sostuvo Rojas en una entrevista concedida al canal Universitario de La Paz.

“El Estado no promueve empleos de calidad para las personas mayores, lo que obliga a los niños a insertarse en el mercado laboral. Hay niños que son a la vez padre y madre y tienen bajo su responsabilidad a hermanos menores. Asimismo, cuestionó el trabajo doméstico o en unidades productivas familiares, donde no son remunerados”, señaló.

CASTAÑA

El Ministerio de Trabajo y organizaciones internacionales presentaron el estudio, “Sin tiempo para soñar”, que reveló que más de seis mil menores y adolescentes, de entre 7 y 17 años, trabajan en condiciones de explotación en la zafra de la castaña en la Amazonia boliviana.

La coordinadora de la investigación, Silvia Escobar, precisó que “alrededor de 4.500 niños, niñas y adolescentes trabajan en la zafra y 1.600 menores en el beneficiado de la castaña en regiones de Beni y Pando”, dijo la Agencia Boliviana de Información (ABI).

OTRAS CIFRAS

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), durante la Conferencia Internacional del Trabajo, realizada del 1 al 12 de junio del 2015, en Ginebra, Suiza, condenó el Código boliviano como incompatible con el Convenio 138 de la misma OIT.

La convención laboral de la OIT también observó que los niños entre 13 y 15 años puedan realizar trabajo leve siempre y cuando no amenace su salud o su educación, y que en los países en desarrollo puede reducir a entre 12 y 14 años.

TRABAJO RIESGOSO

La OIT estimó también que unos 168 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil. La organización consagró el 12 de Junio como «Día mundial contra el trabajo infantil», en 2002, para crear conciencia acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.

DATOS ATERRADORES

En todo el mundo, 218 millones de niños, entre 5 y 17 años, están ocupados en la producción económica. De ellos, 152 millones son víctimas del trabajo infantil, casi la mitad; 73 millones se hallan en situación de trabajo infantil peligroso.

En términos absolutos, casi la mitad del trabajo infantil (72 millones) se concentra en África; 62 millones en Asia y el Pacífico; 10,7 millones en las Américas; 1,1 millones en los Estados Árabes; y 5,5 millones en Europa y Asia Central.

La prevalencia del trabajo infantil peligroso es mayor en los niños-adolescentes de entre 15 y 17 años. Con todo, una cuarta parte de los niños ocupados en el trabajo infantil peligroso (19 millones) son menores de 12 años.

De los 152 millones de niños en situación de trabajo infantil, 88 millones son varones y 64 millones son niñas.

Los niños varones representan el 58% del total de ambos sexos en situación de trabajo infantil, y el 62% del total de ambos sexos realiza trabajo peligroso. Se observa que los niños corren más riesgos que las niñas de verse involucrados en el trabajo infantil, pero esta apreciación puede deberse a que el trabajo de las niñas no siempre se declara, especialmente en el caso del trabajo infantil doméstico.

Organización Internacional del Trabajo OIT (2017), Estimación mundial sobre el trabajo infantil: Resultados y tendencias, 2012-2016, Ginebra 2017.

Martínez, Claudia (2013), Familias que crean y recrean culturas a la luz de la explotación. Niños y niñas trabajadores de la castaña en el norte amazónico de Bolivia, Tesis de Grado, Carrera de Antropología, Universidad Mayor de San Andrés, UMSA, La Paz, Bolivia.


---------*---------
Scroll to Top