Racionamiento de agua potable genera malestar de vecinos

Proyecto Misicuni con problemas en el racionamiento de agua en varios sectores de Cochabamba.

El racionamiento que aún se presenta en la zona Sur y central de la ciudad de Cochabamba preocupa no sólo a los representantes de la Coordinadora del Agua, sino también a los vecinos, quienes expresaron ayer su molestia porque la represa de Misicuni aún no resuelve el problema del agua en estos sectores.

Explicaron que en la zona central el turril de agua se comercializa en 35 bolivianos; en cambio en el sur las cisternas ya no transitan con regularidad, porque prefieren comercializar el líquido en el norte.

“Nos sentimos engañados con Misicuni, es como un globo que se ha inflado y ahora se ha reventado, pensábamos que el agua iba a llegar pero a la fecha seguimos sufriendo el racionamiento”, dijo el representante de Fejuve, Nelson Álvarez.

Ante esta situación, la asambleísta Lizeth Beramendi solicitó la renuncia del presidente de la Empresa Misicuni, Jorge Alvarado, y del gerente de Semapa, Gamal Serhan. “Estas dos personas deben renunciar por su incapacidad, han convertido el agua en un tema político y la población sigue sin agua”, deploró.

FALTA DE DUCTOS

Beramendi lamentó que a pesar de tener agua acumulada en la presa de Misicuni, ésta no llega a la población por falta de ductos, lo que en la actualidad está generando varios problemas a los vecinos, que a la fecha no saben qué hacer por la falta de este recurso natural.

El presidente de la Asociación de Ingenieros Eméritos de Cochabamba (Asieme), Gonzalo Maldonado, dijo que el componente riego del Sistema Misicuni no funciona, porque se entregan 80 litros por segundo por el plan inmediato.

El representante de los regantes de El Paso en Quillacollo donde está emplazada la hidroeléctrica, Manuel Castro, indicó que su sector se debe beneficiar con riego, pero a la fecha no accede al agua por lo que gestionan construir otra aducción con 7 millones de bolivianos.

ABASTECIMIENTO

Por otra parte, los habitantes de Cerro Blanco, pese a la entrega del proyecto múltiple Misicuni, la principal fuente de abastecimiento continúan siendo las cisternas, una realidad que se repite en las zonas sur, centro y norte de la ciudad de Cochabamba

Luego de más de cinco décadas de espera el proyecto Misicuni fue entregado en marzo pasado, sin embargo tres meses después de la inauguración aún no resuelve la escasez de agua potable en la capital cochabambina.

Según se supo Misicuni comenzó a recibir 400 litros por segundo. “El agua llegó sin ninguna novedad”.

La represa Misicuni, en Cochabamba, tiene la capacidad de proveer 1.000 litros por segundo de agua potable para la ciudad, afirmó el presidente de la empresa Misicuni. “Con el agua acumulada podemos abastecer hasta con 1.000 litros por segundo. La provisión se puede hacer hasta el período de lluvias que comienza en diciembre y enero”.


---------*---------
Scroll to Top